domingo, diciembre 25, 2016

Relatos Navideños || Escuchando Comentarios || #EspecialNavideño

Hola Lectores!!!

Antes que nada... FELIZ NAVIDAD!!! Espero que les hayan regalado muchos libros y muchas cosas más!!!!





Hoy es el último día de este especial navideño y he dejado lo mejor, para el final! Hoy de nuevo en esta sección de "Escuchando comentarios" pero con algo un poco navideño!!!

Esta vez le pedimos a los lectores que nos contaran un pequeño relato o escribieran algo referente a estas épocas. Así que menos "blah blah blah" y vamos con los relatos!

Relato enviado por Claudia de la Fuente


"¿En qué piensas si te digo la palabra Navidad? Seguramente ese sentimiento de felicidad y cariño te arrope el alma, o tal vez comiences a oler a galletas de jengibre. Puede incluso que en tus oídos comiencen a resonar villancicos cantados con alegría.

Tú al menos puedes oírlos.

El suave zarandeo despertó a Abel de su profundo sueño. Abrió los ojos con pereza mientras se estiraba y veía a su madre justo a su lado. La mujer, ya entrada en años, alzó las manos e hizo unos gestos que el muchacho interpretó como: «Buenos días mi niño.» Abel le contestó con una sonrisa tímida mientras se levantaba de la cama y su madre salía de la habitación. Se puso las zapatillas con entusiasmo pensando: « ¡Ya casi es Navidad!»

El muchacho recordó con nostalgia cómo todas sus catorce Navidades anteriores habían estado repletas de galletitas sabrosas y el calor de su chimenea. Pero la sonrisa se borró de su rostro al recordar con amargura el concierto de violín que su madre ofrecía todas las Nochebuena.

Y él nunca podría oírla. Ni su voz, ni su violín, ni una risa alegre o un llanto desesperado. Por un instante se permitió el lujo de imaginar cómo sería la voz de su madre. «Seguro que es preciosa, lo mejor de este mundo.» Abel suspiró mientras bajaba las escaleras hacia la cocina. Aún con su pijama de franela puesto se asomó a la ventana para ver cómo la nieve caía con gracilidad del cielo y cubría el suelo como una manta de terciopelo blanco.

«Seguro que la voz de mamá es más suave que la nieve. ¡Sí, y más grácil que el vuelo de los pájaros!» Abel esbozó una sonrisa antes de darse la vuelta y ver a su madre entrando a la cocina hablando con alguien por el teléfono. El joven la miró con aquellos curiosos ojos castaños como el café mientras buscaba la leche en la nevera.

A medida que pasaba la mañana, la madre de Abel parecía más nerviosa y ocupada que cualquier otro día del año, mientras algunos familiares iban llegando cargados con bandejas de comida y sonrisas agradables. Abel fue a preguntarle a su madre si podía comerse una de las galletas que su abuela Yolanda había traído a la fiesta, pero no la vio por ninguna parte.

Buscó en cada rincón de la casa, preguntó a cada persona que se paseaba por los pasillos de su pequeña casa, y todo el mundo le daba la misma respuesta: «ahora vuelve, no seas impaciente.»

Media hora, una hora, dos, dos y media...

La puerta de entrada se abrió de par en par, dejando a la vista la silueta de su madre cubierta de nieve y con una sonrisa de oreja a oreja. La mujer se acercó a Abel y le pregunto: «¿Abel cariño puedes ir a buscar mi violín?»
¡Ya era la hora del concierto! Abel asintió con alegría mientras subía a la habitación de su madre a por un pequeño estuche con un violín en su interior.

Siempre le había picado la curiosidad de cómo sonaría aquel instrumento, qué clase de música produciría, cómo le haría sentir.

A medida que bajaba las escaleras podía ver a toda su familia sentada en los sofás en torno a una mesa llena de comida de todas clases y tipos, y frente a ellos, sobre una alfombra, se encontraba su madre esperando a Abel y su violín. El joven le ofreció el instrumento, pero su amable sonrisa se borró de su rostro cuando su madre le pidió que espera un segundo.

Entonces la mujer abrió la boca y dijo algo hacia su primo mayor, que se levantó con una cajita entre sus dedos. El pecho de su madre se infló con nerviosismo, y le pidió a Abel que dejara el violín un instante en el suelo mientras ella sacaba un aparatejo de dentro de la caja blanca.

Abel miró con curiosidad aquella especie de auricular antes de preguntarle a su madre de qué se trataba, pero ella no respondió y procedió a colocar el auricular en el oído izquierdo de Abel. El muchacho se asustó al sentir un chasquido y no se dio cuenta de que su madre había tomado el violín y había comenzado a rozar las cuerdas con su arco.

Primero fue un susurro, luego un cosquilleo y un sonido.

Los ojos de Abel se anegaron de lágrimas al no dar crédito a lo que estaba sucediendo: estaba oyendo a su madre tocar el violín, y tiene oía cómo la chimenea crepitar con alegría detrás de ellos. Podía oír, escuchar, sentir. Unas lágrimas de felicidad surcaban sus mejillas antes de echarse en brazos de su madre, que le susurró al oído:
—Feliz Navidad, tesoro.

En aquel momento Abel sonrió y se dijo a sí mismo: «Me había equivocado, la voz de mamá es más bella que la mismísima Navidad.»" 
- Relato enviado por Sarah de @Sara_garchi


 


"Cuentan que hubo un tiempo en que el "pobre y el rico" no eran ya nada, esa época cuando el ignorante decía que cualquier  festivo o celebración era nada más cosas del demonio, no se celebraba, ni pascuas o navidad, decían que en" noche buena" rondaban demonios, que se apoderaban de almas inocentes, todo aquel que festejara lo pagaban con la muerte. Se creía  que "todos" era un solo ser, nadie era  diferente al otro.
En una noche fría de invierno era 24 de diciembre, el viento iba y venía de todas partes, los arboles susurraban a la luna oculta, iba a pasar algo, era la diferencia, era simplemente el cambio que necesitaba ese pueblo tan ordinario. En una cabaña, apartada del pueblo, nació una niña, llamada: Chesna, oscura como la noche en pleno guerra, sus ojos iluminaban la esperanza, alguna para aquel infierno.
Chesna fue creciendo en sabiduría y belleza , era un ángel en persona , siempre la trataban mal solo por ser de diferente color de piel, se reían de ella ,era una burla constante y lenta que pasaba día a día , todos creían que era "diferente" y lo diferente era muy malo para ellos . Al cumplir los 15 años, ella tuvo valor al preguntarle a su padre
-¿Por qué tenemos que decir que todos somos iguales?
-Porque tenemos miedo a ser rechazado-contestaba sin duda el padre
-Pero padre, nada en este mundo es justo, eso está muy mal, no nos tiene que juzgar sin conocerlos, aquí solo somos mascaras del mundo, veo la tristeza en ojos serenos, tenemos que aprender a decir lo que sentimos -dijo Chesna con tristeza, mientras veía que su padre estaba dudando de lo que dijo.
-Hija, si  deberíamos pero nadie hace el cambio en este mundo -dijo su padre sin más remordimiento.
-Yo hare el cambio , puede que solo sea mi voz , pero no quiero ser una estúpida más en esta vida, que vive criticando a los demás-dijo Chesna, no le dio tiempo  al padre de responder y se fue con un tintero y unas cartas.
-Sé que lo harás hija -dijo el padre con orgullo.

Chesna se fue a lo más profundo del bosque, empezó a escribir una carta a cada habitante del pueblo, decía lo mismo en cada carta, pero, por ende, destinada a personas diferentes.

La carta decía:

Lunes 24 de diciembre de 1899
Amigos míos, no deben porque ser la misma roca todos, cada uno tiene su vista en diferentes paisajes, dejen de decirse que ser diferente es malo, nadie es igual a nadie, somos todos "diferentes". ¿Por qué hay que hacerle un caso a un terco?, Por qué los ignorantes toman el mando de nuestras vidas?, somos comandantes de nuestro futuro, cada uno se detiene en su  propia estrella. Cuando tenemos miedo hacemos cosas estúpidas , pero de los errores se aprende cosas nuevas .¿Y ahora ven? podemos expresar de manera apropiada lo que sentimos y callar al ignorante de nuestras vidas y empezar se sentirnos dignos de ellas.

Con amor: Chesna

Cuando termino de escribir todas las cartas, en la noche, fue puerta por puerta a entregarlas. A la mañana siguiente cuando el pueblo despertó, encontraron en su puertas aquella carta y la empezaron a leer ,todos quedaron impresionados de aquel mano escrito Chesna, fueron a buscarla a su cabaña , no la encontraron , estuvieron días buscándola, pero sin nada que encontrar. Esa carta les cambio la vida a todos se pudo ver el cambio en el pueblo, ya no Vivian criticando  y sabían que todos eran diferentes .En cuando a Chesna, algunos dicen que era un ángel que les ayudo a "abrir los ojos ", otros que vive en lo mas profundo de el bosque. El pueblo cada 24 de diciembre, en la noche hace una gran fiesta en honra de su heroína y esperan el día en que regrese y les puedan decir "gracias".
Cada día de su cumpleaños Chesna, le escribe un pequeño consejo a cada ciudadano y dicen que aun en la actualidad sigue escribiendo." - Relato enviado por @less_zg




Relato enviado por @fercantergiani

"Ya faltaba poco y la navidad se acercaría, lo cual nuestros padres nos llevarían a la casa de playa de nuestro tío Daniel que tenía aproximada mente 48 años de edad y teníamos un primo que cuya nombre era Robert pero le decíamos Robi.
Era 22 cuando empacamos todo y subimos las maletas al auto, por supuesto me sentía tan emocionada que junto con mi hermano habíamos en pesado a cantar lo cual Mamá y Papá se reían... Cuando ya estábamos por llegar nos detuvimos en una estación donde mi padre recargo nastad. Fue muy lindo ya que cuando ingresamos a la casa mi tío había preparado una cena espectacular junto con mi primo cenamos , charlamos y a eso de las 12:09 nos fuimos a dormir...
Al otro día Liam mi hermanito se había despertado a la misma ves que mi primo y yo, corrimos al jardín y agarramos varios refuerzos de jamón lo cual comimos con locura y corrimos hacia el bosque, hay nos dirigimos al árbol más grande donde se encontraba nuestra casita subimos y yo me había fijado el hermoso paisaje que se encontraba, Liam nos había contado que en estas tierras se encontraban los duendes de Papá Noel  pero Robi  y yo no le creíamos hasta que sucedió.
Ya estaba oscureciendo cuando sentimos el llamado de nuestros padres lo cual bajamos de prisa y habíamos corrido todo lo rápido posible pero lo que sucedió fue que al tropezar con una enredadera del suelo Robi, Liam y yo caímos por un gran agujero a muchos metros del suelo, cuando logramos aterrizar el lugar estaba repleto de huesos chicos y una gran baba asquerosa; nos levantamos despacito y caminamos lentamente por la gran cueva no podía creerlo pero mi hermano y mi primo estaban tan muertos de miedo que se agarran de mi suéter negro que llevaba puesto seguimos caminando y llegamos a la conclusión de entrar en un bosque enorme lleno de flores preciosas y con un gran perfume. Mientras Caminábamos por aquel bosque notamos que los arboles empezaban a cambiar hasta que llegamos a unas tres puertas las cuales decían "Quienes entren enfrentarán sus miedos" nosotros no sabíamos que hacer pero para salir más rápido teníamos que separarnos, Robi se fue por el de la derecha, Dilan por el medio y yo por el de la izquierda, mi primo se había enfrentado a duendes ya que su temor era aquel, mi hermanito a arañas ya que era su mayor temor y yo por supuesto me había enfrentado a mi mayor enemiga del colegio era tan mala que hacía que le tuvieran miedo, cuando logramos salir  nos esperaba una puerta más aquella estaba oscura  y cuando entramos nos habíamos encontrado con Papa Noel sentado en su silla rodeado de regalos y duendes lo cual Robi salto por el miedo que le tenía. Él nos dio la bienvenida y nos platicó simpáticamente luego de eso nos dio un gran copo de nieve que al parecer  duraría mucho tiempo y una linda llave la cual nos abriría la puerta, después que pudimos salir corrimos a la casa y le contamos a nuestros padres los cuales estaban preocupados le mostramos el copo y Dylan lo coloco en la punta del árbol después en la noche vimos muchos cohetes y fue una gran navidad legos de la ciudad." 
-Relato enviado por @camiromero91


Relatos enviados por @frases_fanboy

"Un diciembre no significa una conclusión, significa un nuevo comienzo, una nueva oportunidad de iniciar todo lo que dejaste atrás, significa que a pesar que no puedes regresar el tiempo, la vida te dio la oportunidad de vivir un año más y de ti depende elegir tu nuevo comienzo." - @frases_fanboy




"Feliz día, feliz año, feliz comienzo de vida, que cada uno de tus propósitos los cumplas, que cada día sonrías porque tu sonrisa ilumina cada amanecer. Recuerda vivir a tu manera pero vive. Soñar, lo que quieras, solo sueña. Imagina, lo que desees, solo imagina un nuevo atardecer a tu manera." - @frases_fanboy 

Y con esa frase terminamos este especial navideño!! Espero que les haya gustado!

¡Nos leemos luego!

Bye!