lunes, junio 01, 2015

Terror Psicológico || El Piso 11

Hola!! ¿Como van?

¿Como empezaron su día? ¿Les fue bien? ¿Una nueva lectura?

Bueno, hoy como cada lunes les traigo un nuevo vídeo de terror psicológico, recuerden que estos vídeos los veo en el canal de iTownGamePlay! Y bueno, si desean leer en vez de escuchar abajo del vídeo les dejo el relato!

¡Espero que les asuste!


Y aquí el relato.

"El edificio donde se mudó Miguel solo poseía un ascensor.Esto habría podido ser un inconveniente considerando los 11 pisos que tenía el lugar, más al no haber muchos inquilinos nunca se presentaron problemas.
Cuando Miguel llegó se encontró a un anciano fregando el piso de la entrada. Era de noche y era muy extraño encontrar a alguien trabajando a esas horas, así que supuso que el trabajo del anciano debiera ser tiempo completo. Sin darle importancia, Miguel se dispuso a ir a su habitación, ubicada en el piso 10 del edificio. 
-¿Eres el nuevo?- Preguntó el anciano cuando el chico pasó a su lado. 
-Eh... sí señor. Me acabo de mudar. 
-Bien, eso significa un cuarto más que limpiar-Contestó secamente- Más te vale no causar alboroto. 
-No se preocupe, no suelo ser muy sociable…-Respondió Miguel bajando la mirada.   -Eso es bueno…- El anciano le dirigió una mirada inquisitoria y sonrió, dejando entrever una hilera de dientes careados- Aquí solo tenemos una regla, chico. Puedes ir a cualquier lugar del edificio, pero está terminantemente prohibido ir al piso 11. 
Dicho esto, el anciano recogió sus cosas y se alejó rengueando, dejando a Miguel anonadado y sin una explicación sobre la regla. El chico suspiró y tomó el ascensor para ir a su cuarto.  El día siguiente resultó muy normal en la mañana. Miguel se despertó temprano y se preparó para ir a estudiar. En la entrada volvió a encontrarse con el anciano, pero esta vez ni siquiera lo miró. 
Miguel volvió ya muy entrada la noche, muerto de sueño y con el único deseo de tumbarse en su cama hasta el día siguiente. Esta vez no encontró al viejo en la entrada, pero no se dio cuenta de ello. Siguió de frente y entró en el ascensor, en donde presionó el botón con el número 10.Estuvo adormecido siendo arrullado por el suave movimiento del ascensor hasta que vio que se acercaba a su piso.
Pero algo sucedió… el ascensor llegó al piso 10 y siguió subiendo. Ahora tenía prendida la luz en el botón desvencijado donde se mostraba un número 11 casi borrado. Miguel se sorprendió, pero supuso que en su trance somnoliento había apretado mal, así que abrió las puertas y salió a curiosear.  -¿Qué haces aquí?- Preguntó una voz ronca a su espalda.  Miguel se volteó y se encontró con el viejo, que gruñendo y lanzando juramentos lo apresuró a que se volviera a meter al ascensor y lo escoltó hasta su cuarto. Miguel, por su parte, tenía tanto sueño que se tiró en su cama y durmió plácidamente. 
El día siguiente fue muy similar. Miguel se despertó salió y no volvió hasta en la noche. En la entrada recibió una llamada de su hermano Julius, el cual le había pedido hace unos días que le dijera si valía la pena mudarse al edificio y de paso, hacerse compañía. Miguel le respondió que sí y su hermano le comunicó que ya tenía todo listo y posiblemente en tres días estaría allá.  Miguel guardó su celular y entró al ascensor. Apretó el botón 10 con toda seguridad y esperó pacientemente. Pero algo volvió a fallar… Piso 11 nuevamente.
Miguel se asustó, ya que creía que el viejo lo habría de regañar otra vez, así que volvió a apretar el botón 10; más el ascensor no se movió un ápice. Siguió apretando desesperadamente hasta que repentinamente, las puertas se abrieron. Miguel salió con lentitud, mientras sus ojos se adaptaban a la oscuridad del piso.
Todo parecía viejo y con restos de quemaduras y hollín en las paredes. El chico siguió avanzando tanteando en la oscuridad hasta que logró vislumbrar una débil luz al fondo. Se acercó y se topó con el anciano, el cual se encontraba de espaldas, sosteniendo una vela encendida. 
-Disculpe, señor- Murmuró Miguel- El ascensor se malogró y me trajo hasta aquí… 
El viejo no respondió ni se volteó. Se quedó dándole la espalda mientras siseaba unas frases con una voz bronca.
-Ya van cinco años desde el accidente… todo el piso explotó… todos muertos… nadie se salvó… ni… yo. 
El viejo volteó y mostró su rostro desfigurado por el fuego, con una horrenda mueca. Miguel intentó gritar, pero ningún sonido salió de su boca. Estaba petrificado del miedo, y no pudo hacer nada cuando aparecieron multitud de figuras a su alrededor y se abalanzaron sobre él, obligandolo a acompañarlos en su mundo de sufrimiento y penitencia por la eternidad. 
Luego de tres días, Julius llegó al edificio. El edificio donde se mudó Julius solo poseía un ascensor. Esto habría podido ser un inconveniente considerando los 11 pisos que tenía el lugar, más al no haber muchos inquilinos nunca se presentaron problemas"

Y bueno les gusto? ¿Que les pareció?
¡Espero que les allá gustado!
¡Nos leemos luego!
Bye!